Profesionales no pagarán Ingresos Brutos

Lunes 13 de enero de 2020

Lo confirmó la Agencia Gubernamental de Ingresos Públicos.

La información daba cuenta que la AGIP explicaba que por un acuerdo entre la Ciudad, las otras provincias y el nuevo gobierno nacional, se suspendía la reducción de las alícuotas de Ingresos Brutos. 

También se informaba que esas alícuotas iban a variar entre 3 y 5% dependiendo de la actividad. Para 2020 estaba previsto, precisamente una disminución de medio punto en esas tasas, algo que quedó suspendido tras el acuerdo firmado con el flamante gobierno de Alberto Fernández.

Los profesionales encendieron una luz de alarma, ya que como se especifica claramente en el propio impuesto de Ingresos Brutos no están alcanzados los profesionales universitarios con carreras que superan los cuatro años de extensión. El revuelo que se armó fue incesante en las redes a tal punto que la Agip tuvo que salir a aclarar por Tweeter este sábado por la tarde los alcances.

El organismo fue tajante al señalar que los profesionales seguirán sin pagar el impuesto. Horacio Rodríguez Larreta quiere bajar a menos de la mitad el recorte de Nación y que no pase los $ 15.000 millones

Salvo que tengan una empresa. Así las cosas, no paga el médico en su consultorio pero paga si tiene una clínica. O el arquitecto en su estudio a excepción que tenga una empresa constructora.

“Ante algunas consultas ocurridas en las últimas horas en relación a la comunicación recibida por domicilio fiscal electrónico, Agip aclara que el ejercicio de la actividad profesional liberal continúa estando exenta del impuesto sobre los ingresos brutos”, señaló el tweet.

 También tomó cartas en el asunto el Consejo Profesional. Lo hizo de esta manera en otro tweet: “Exención Ingresos Brutos: nuestro Consejo consultó a la Agip que aclara que no hubo ninguna modificación en materia de exenciones a los profesionales”.

El Consejo, presidido por Gabriela Russo, cita textualmente el artículo 180 del Código Fiscal porteño para recordar que “los ingresos obtenidos por el ejercicio de las profesiones liberales universitarias de grado oficialmente reconocidas y cuya carrera tenga una duración no inferior a cuatro años y no se encuentre organizada en forma de empresa”, Por cierto, la confusión y la alarma generada por la carta recibida por los profesionales tenía su sustento.

Ocurre que cuando se discutió el presupuesto 2020 para la Ciudad una de las ideas era que Ingresos Brutos alcanzara también a los profesionales liberales. La iniciativa, que implicaba cambiar el Código Fiscal, fue rápidamente dejada de lado en el año electoral. Para modificar el Código Fiscal se necesita pasar por la legislatura.

Ingresos Brutos es el impuesto más importante de los que cobra la Ciudad: representa el 60% de su recaudación que alcanzó los $ 480.000 millones en 2019. Cuando se decidió hacer el recorte de las alícuotas en el gobierno de Mauricio Macri la Ciudad resignó unos $ 9.000 millones.

Ingresos Brutos impacta en todas las etapas de los proceso productivos y es trasladado y es trasladado a los precios de bienes y servicios que soportan los consumidores.

Las tasas generales para actividades de obras y/o servicios, cuando sean realizadas por contribuyentes con Ingresos Brutos anuales inferiores a 55 millones de pesos, será del 3% y cuando supere ese monto, será del 5%.

Con la administración de Alberto Fernández llegó la suspensión hasta el 31 de diciembre de 2020 del diagrama de bajas de Ingresos Brutos acordado en aquel entendimiento en tiempos de Macri; y la apertura a potenciales subas en ese tributo y de Sellos, y a la aplicación de tributos específicos a la transferencia de combustibles, gas y energía, entre otros ejes.

Esa avanzada se dio en sintonía con el pedido de los gobernadores de aliviar las finanzas locales frente a la caída de los ingresos por la crisis nacional. En 2017 la historia era otra. En aquel momento se decidió la baja de las alícuotas que quedó en suspenso hasta fin de este año.